Charlie Otero

Embajador de Colombia por excelencia. Su comida transporta consigo una amalgama de la cultura culinaria criolla con elementos de innovación, resaltando los sabores que por herencia carga transformándolos a través de formatos que responden a los intereses de una cocina con firma propia.
Viajero e investigador que explora tierra y mar adentro en búsqueda del saber y quehacer culinario de las comunidades con las que se cruza, llega a lugares donde el pasado y el presente no se ubican en una medida de tiempo sino en una experiencia liderada por el sabor de quienes conservan la memoria de una cocina de la que, de alguna forma, somos producto.

Desde 2014, Charlie Otero trasladó su laboratorio creativo a Cartagena de Indias, lugar donde la magia hace de telón y su comida cuenta historias. Yuca, carnes, mariscos, longanizas, chontaduro, mongo-mongo, coco, panderitos y Kola Román son algunos de los ingredientes que integra en las preparaciones de su propio restaurante: La Comunión®. Donde el comensal se transportarta entre el Caribe y el Pacífico con solo pasar de una entrada a un postre.

Entre sus más recientes proyectos está la carta de La Provincia®, un restaurante – bar ubicado en Bogotá, que busca hacer culto a la comida y música de los 8 departamentos del Caribe. Desde allí, buscar resaltar los sabores del mar y la sabana con una propuesta gastronómica sin pretensiones que navega entre los aspectos culturales y folclóricos de la región.

Es socio de Piedra de Moler, su firma de consultoría gastronómica desde donde lidera proyectos como la adaptación de la carta para la franquicia mexicana Corazón de Tamal®, la creación de cartas para el sector hotelero entre los cuales se encuentran Hotel LM y Hotel Cartagena Plaza. Así mismo realiza un apuesta que busca rescatar y renovar, no solo los sabores, sino también las costumbres de consumo con proyectos en Cartagena como La Bolisería y Fritophia.

En su corta carrera en el mundo culinario – de una década – ha sido el responsable de la apertura del Restaurante la Escuela de la Escuela Taller de Bogotá (2012); donde también fue docente (2012 – 2014); ha asistido a numerosos festivales como cocinero invitado y jurado; es conferencista en temas de cocina colombiana de tradición e innovación. En el 2017 entró a la lista del selecto grupo de cocineros que han representado a Colombia en uno de los eventos gastronómicos mas importantes del mundo MADRID FUSIÒN. Es un asiduo invitado por la Cancillería Colombiana a sus embajadas en el mundo como chef por su trabajo sobre la cocina nacional, entre ellos países como Canada, Venezuela, Nicaragua, Marruecos, Ghana, y Argelia. Ha tenido colaboraciones a cuatro manos con chefs de restaurantes de toda Colombia y el mundo entero. Charlie, sin duda alguna, representa la voz de una nueva generación de cocineros que busca devolverle el protagonismo a las historias que se desarrollan alrededor de tan humano e instintivo acto de comer.