Luz Beatriz Vélez

Estudió en la escuela de cocina Cordon Bleu de París, donde aprendió técnicas de cocina francesa. Pero realmente Luz Beatriz Vélez Londoño cocina desde los 4 años gracias a su abuela quién le enseñó a apreciar los productos de la cocina nacional junto a su mamá.

También estudió música y antropología y es una gran viajera. Su primer viaje fue a los 18 años al convento de las monjas franciscanas de Gaissau, Austria. Ayudaba en la cocina, la huerta y el cuidado de los ancianos. Luego fue a Tullnerbach en Viena para aprender alemán sobre repostería, encurtidos y mermeladas. Vivió en Londres, Mallorca, aprendió de la cultura Krishna y así recorrió el sur de Francia.

Después de completar su gira de viajes abre el restaurante el café de la plaza en Cartagena, el café del santísimo, viaja a México para ser cocinera en las Ranitas en Tulum, en playa del Carmen abre la cueva del chango y se enamora de cocina y cultura mexicana. Tortillas, ajíes y tequila.

Se queda definitivamente en Colombia para trabajar en la estandarización y creación de recetas de Crepes & Waffles, luego pasa a la hamburguesería y la Bifería para estandarizar recetas y finalmente abre restaurante Abasto para poder hacer el proyecto de su vida. Trabajar con campesinos, artesanos de productos y dignificar los productos nacionales de la gran mayoría en Colombia.

Pertenece a  Slowfood Italia y Colombia porque parte de su pensamiento está en el legado que los artesanos de la tierra pueden ofrecer a los nuevos jóvenes cocineros en el rescate de productos antiguos o que se han dejado de cultivar por desuso entre comillas o para usar la tierra en la escala del monocultivo y las semillas transgénicas.

Apoya a la Fundación Escuela Taller de Bogotá, porque cree en las nuevas generaciones de cocineros y tener la oportunidad de sembrar en sus mentes y sus corazones, la semilla de los productos y la cocina local colombiana.

Es partidaria de hacer un banco de semillas, de cuidar la tierra, de usar la tierra para siembra, del uso de ingredientes nacionales para la recreación de viejos platos y creación de nuevos platos, para su mejor aprovechamiento como que Colombia sea una despensa para el mundo.

Actualmente se dedica a aprender sobre el cultivo de hortalizas, asesoría de restaurantes en todo el territorio nacional y su nuevo proyecto, un ecohotel en la Vega Cundinamarca.